Blog Turismo Norte de Extremadura

Pero-Palo: uno de los carnavales más antiguos del país.

Del 22 al 25 de febrero la localidad de Villanueva de la Vera celebra el carnaval con una tradición de ritos en torno al figura del Pero-Palo. Tres días de fiesta en los que el protagonista es un malhechor al que el pueblo ajusticiará, un muñeco que representa una figura humana a tamaño natural, el Pero-Palo. Declarada Fiesta de Interés Turístico Regional coincide siempre con las fechas de celebración del Carnaval.

Uno de los carnavales más antiguos y ancestrales de nuestro país.

Se desconoce el origen y la antigüedad de la fiesta. Quienes han indagado hablan de que pudiera tratarse de un guerrillero de la época de la Reconquista que fue capturado, hecho prisionero y finalmente ajusticiado por el pueblo que le sometió a diversos suplicios durante varios días. Existe también la teoría de que el Pero-Palo represente a un malhechor que huyendo de la justicia, se refugió en algún lugar de la sierra de Gredos. Fue capturado cuando merodeaba por el pueblo y condenado a morir por los procedimientos de la Santa Inquisición. La última teoría que se baraja es que se trate de una representación que realizaban los vecinos del pueblo sobre los procesos de la Inquisición para los reos de aquel tiempo.

Tres días de fiesta protagonizada por todos los vecinos del pueblo.

Si este año finalmente os animais a venir, os contamos todo lo que sucede en los tres días de fiesta y que no os podéis perder.

Domingo y lunes. 23 y 24 de febrero. La Judiá.

Los vecinos pasean por las calles del pueblo al Pero-Palo que regresa siempre a la Plaza donde una multitud le espera. Se dividen en dos bandos: los que le creen culpable de los delitos que le acusan y los que piensan que es inocente. En una ceremonia que parece caótica pero no lo es, correrán unos en busca de los otros, partidarios contra enemigos del Pero-Palo. Tras finalizar el rito, el Pero-Palo regresa a su cobijo hasta el día siguiente.

Martes 25 de febrero. La corrida de las elecciones.

En la mañana del Martes de Carnaval, el Pero-Palo es condenado a muerte por el tribunal popular. Un jinete a lomos de un burro será el encargado de dar a conocer la sentencia al pueblo que se celebrará entre disparos de salvas.

El paseo.

Por la tarde todo es color en la Plaza de Villanueva de la Vera. Los hombres y mujeres de la localidad se engalanan con sus trajes tradicionales. Es el momento en el que los capitanes salen a escena. Él porta la bandera, ella un chorizo atado a una zarza que simboliza la castración del Pero-Palo. En este rito no falta la música con coplas que alaban la belleza de la capitana y el valor del capitán.

El ofertorio de las calabazas.

Es tradición que tanto visitantes como vecinos realicen un donativo en el ‘Ofertorio de las Calabazas’. Los quintos del año encarnan a los calabaceros y son los encargados de aporrear a todo aquel que realiza su aportación económica.

Jura de bandera.

El capitán y la capitana son los encargados de pasear en este momento al Pero-Palo por las calles de Villanueva de la Vera. Mientras tanto continúa la jura de bandera y el ofertorio de las calabazas que culmina formando un gran correo en la Plaza Mayor. La hora final del Pero-Palo llega al anochecer cuando su cuerpo relleno de paja es manteado y por último, quemado.

Puntúa el artículo:
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 5)
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Últimas entradas